El diseño emocional, para crear vínculos fuertes con el consumidor.

En un mundo rodeado constantemente de información y objetos, el papel del diseño se ha focalizado en la creación de emoción para lograr encontrar vías de conexión con el consumidor. El diseño va más allá de forma, función y estética para convertirse en diseño emocional.

Cada producto, transmite una gran cantidad de información al consumidor, independientemente si es intencional o no. Las personas dan sentido a las cosas, por medio del estímulo visual que transmite la información y evoca emociones.

En realidad, cada diseño es emocional, pero la idea del “diseño emocional”, es que dichas emociones estén en concordancia y a beneficio de la marca o el producto.

Todo lo que vemos en nuestro entorno, evoca algún tipo de respuesta emocional. Según el psicólogo Plutchik, existen 64 tipos de emociones: amor, miedo, aceptación, tristeza, amistad, felicidad, satisfacción, etc.; todas ellas emociones valiosas, donde cada una de estas puede ser evocada por un diseñador, intencionalmente o no, en el diseño de un producto.

diseño emocional¿Cómo podemos diseñar, para influir en las emociones de las personas de manera correcta?

diseño emocional. emocionesCuando nos encontramos en una situación de toma de decisión nuestras emociones influyen de manera inconsciente. Todas nuestras experiencias humanas están asociadas con emociones y se almacenan en nuestros bancos de memoria.

Cuando vemos algo por primera vez, nuestra mente trabaja para determinar nuestro “sentimiento visceral” sobre el nuevo objeto. La mente trata de asociar el objeto con cosas similares que hemos experimentado en el pasado.

 

2 tipos de emociones relacionadas con el consumo: Emoción Inmediata y Emoción Anticipada.

En temas de consumo las emociones pueden llegar a jugar de dos maneras: “Emoción Inmediata”, que es la suma de las emociones experimentadas por las personas en el punto de venta y “Emoción Anticipada”, las emociones que el comprador espera que experimentará después de la compra.

La “Emoción inmediata” es la suma de emociones que el comprador experimenta en el momento de la compra. Estos incluyen emociones asociadas con el producto, el empaque y la marca; pero también puede asociarse a experiencias aleatorias, referentes o ajenas al producto. Pueden ir, desde la experiencia con la marca en el pasado o el servicio al cliente, hasta el estado emocional del cliente ese día en particular.

Las “Emociones anticipadas” se experimentan cuando el consumidor imagina situaciones después de la compra del producto o después de decidir no comprar. En muchos casos, los consumidores inconscientemente (o conscientemente) reconcilian el producto con su imagen, o imaginan cómo otros podrían verlos. También, experimentan emociones mientras imaginan su experiencia usando el producto.

Cuando un producto o marca satisface una necesidad de imagen altamente relevante para un consumidor, se desarrolla un vínculo de unión muy fuerte. Estos vínculos de apego son muy valiosos porque dan lugar a una mayor lealtad las personas. Con ello, la voluntad de pagar un precio más alto e inclusive que el consumidor invierta su propio tiempo y recursos para promover la marca.

El producto y la experiencia general asociada con este, deben resolver estas consideraciones inconscientes. Por lo tanto, cada aspecto de la oferta debe estar en sintonía con la imagen que el consumidor está tratando de transmitir y evocar las emociones que el consumidor quiere sentir.

Para llegar a enamorar al consumidor,  la creación y el diseño, deben abordarse, desde una perspectiva emocionalmente empática para lograr una relación emocional el consumidor objetivo.